aprovechar los residuos

En un extremo de la sostenibilidad se encuentra la utilización de la gran cantidad de materia que desechamos en nuestra vida diaria. Es una propuesta difícil y compleja debido al rechazo que lógicamente causa en cualquier persona. No obstante, con un adecuado tratamiento y limpieza sobre ciertos materiales que ya hemos abandonado y no tenemos intención de volver a utilizar, podemos obtener una serie de materiales de construcción interesantes.

La siguiente imagen muestra un ejemplo de aprovechamiento de contenedores de carga en arquitectura residencial:

Casa-Contenedor de vacaciones ON LG (Río Negro, Argentina) – Estudio M2G

En busca de una solución expresiva acorde al sitio y a su circunstancia de uso eventual, se plantean materiales de bajo mantenimiento. A partir de las construcciones típicas de las ciudades portuarias surge la idea de trabajar con contenedores de chapa ondulada galvanizada a la vista. Todos los elementos metálicos han sido galvanizados protegiéndolos así de la corrosión. La obra tiene especial cuidado en los aspectos climáticos en lo que se refiere a asoleamiento, temperatura y fuertes vientos. Es por ello que la casa se protege del Oeste en todo su desarrollo mediante un muro prácticamente ciego.

Transcribo un fragmento de la introducción del interesante libro:
REMATERIAL: DEL DESECHO A LA ARQUITECTURA, de Alejandro Bahamón / Maria Camila Sanjinés.

Nunca antes los efectos causados por el hombre en este planeta habían tenido tanta importancia en la historia de la humanidad como la que tienen en la actualidad. El debate medioambiental se ha convertido en el punto número uno de las agendas políticas, el diseño de productos, las formas de cultivo e incluso, paradójicamente, de muchos eslóganes publicitarios, cuyo objetivo primordial es incitar al máximo consumo, uno de los principales detonantes del calentamiento global. El tema, para muchos, simplemente está de moda o es la excusa ideal para captar la atención de un público potencial, y resulta entonces muy difícil distinguir qué iniciativas comportan un compromiso real por su entorno.

El hecho de manipular desperdicios, y además de ello utilizar el ingenio para convertirlos en algo útil y bello, resulta muy innovador y casi atrevido según ciertas convenciones sociales. La basura en nuestra sociedad actual, se considera un producto de carácter inmundo, degenerado e inútil, al que sólo queremos perder de vista. Quienes trabajan con la basura, los que están en la primera fase de la recolección o el reciclaje, son consideradas personas en contacto con material contaminante, de un nivel social bajo y a quienes se les respeta muy poco. Hemos creado un sistema en el que producimos millones de toneladas de residuos sólidos que son incinerados o enterrados diariamente, sólo un mínimo porcentaje es reciclado hoy en día, con las graves consecuencias ambientales que esto conlleva. ¿Cómo vamos a cambiar el curso de las cosas si no queremos ni siquiera vislumbrar lo que nosotros mismo producimos?

El manejo inteligente de lo que descartamos, a pesar de ser una medida urgente en la actualidad, ha sido en otras épocas y civilizaciones una parte integral de la sociedad. En arquitectura, la reutilización de las piedras de las grandes obras monumentales de Egipto, Grecia y Roma, derruidas por terremotos, guerras o simplemente abandonadas, era una práctica común ya que implicaba muchísimo menor esfuerzo que extraerlas y transportarlas desde las lejanas canteras. La gran mayoría de catedrales medievales están emplazadas donde antes había una antigua iglesia, de la que aprovechaban sus cimientos y gran parte de sus piedras para la nueva construcción. La reutilización de elementos de antiguos edificios era, hasta el siglo XIX, prácticamente una norma en todo el mundo.

En la actualidad se continúa practicando en los países en vías de desarrollo, no como una iniciativa medioambiental, sino como medida alternativa para paliar la extrema pobreza.

En fin, son muchos los materiales de desecho que pueden reutilizarse, y existen abundantes ejemplos de edificios en todo el mundo realizados a partir de materiales reciclados, en unos casos con la intención de incorporar elementos que supongan un cuidado hacia nuestro ecosistema, y en otros casos, por necesidad, tal es el caso de países en vías de desarrollo.

– Traviesas ferroviarias de madera. BIBLIOTECA MUNICIPAL DE AZKOITIA. (Juan Beldarrain Santos, arquitecto)

– Reciclaje de neumáticos. Vivienda unifamiliar MAISON GOMME, Holanda. (Jan Korbes, Denis Oudendijk, architects)

– Reutilización de palés. PROYECTO PALLET para BRANDBASE. (MOST Architecture)

– Reciclaje de cajas de legumbres y fardos de paja. BIBLIOTECA en OAXACA, MEXICO. (Juan Manuel Casillas Pintor)

– Desmontaje de nave industrial y aprovechamiento de material desmantelado y escombros. SEDE DE LA ASOCIACIÓN AULA ABIERTA en GRANADA. (Equipo bajo dirección de Santiago Cirugeda)

– Reciclaje de latas de aluminio. ÁREA EDUCATIVA DEL ECOPARQUE DE LA RIOJA.

– Utilización de botellas usadas de plástico y vidrio. VIVIENDAS EN ÁREAS EN VÍAS DE DESARROLLO (BOLIVIA)


Categorías: construcción, residuos | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: